0 Flares Twitter 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Teniendo en cuenta la tendencia del “cloud” el estudio hacía enfoque en las plataformas que las empresas escogen, la pregunta era: “Cual de las siguientes opciones describe mejor su preferencia de plataforma al momento de escoger una plataforma integrada de marketing?”, las respuestas fueron:

43% – Depende. Buscamos teconologías que mejor complementan nuestros requerimientos.
25% – Generalmente preferimos “on-premise”
24% – Generalmente preferimos “Software como servicio”
7% – Generalmente externalizamos servicios de marketing

El primer segmento, el 43%, comentan que “depende”, y creo que es la mejor forma, es decir, lo primero que debemos siempre tener en cuenta es que la tecnología no debería regir como llevamos a cabo una iniciativa de negocio si no que más bien ha de ser el requerimiento técnico, que obedeciendo a un objetivo de negocio establecido, ha de servir como parámtero principal para la compra de tecnología.

El segundo caso aplica generalmente a empresas con una alta capacidad interna de gestión de la tecnología, en donde es posible apalancar en recursos, tanto humanos como físicos y virtuales, y rentabilizar o justificar aún más inversiones en esa área. Es una tendencia natural en las empresas con mucho peso en el departamento de IT.

El tercer caso es el contrario, empresas que necesitan usar el potencial del “cloud” y el Software como Servicio para poder invertir lo justo en recursos necesarios ad-hoc o de forma continua sin tener que realizar grandes inversiones. Este tipo de empresas suelen tener un menor componente tecnológico a nivel de recursos de capital humano y conocimiento, por lo que tiene mayor sentido externalizar el servicio y la responsabilidad.

El último segmento, el 7% que decide externalizar los servicios de marketing, se debe generalmente a que la empresa entiende que su valor añadido está en otras áreas de negocio, como puede ser el producto en sí, y que puede externalizar no solo la plataforma si no también la gestión del marketing porque el valor añadido del mismo es menor a la inversión y esfuerzos requeridos.