0 Flares Twitter 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

La tecnología es una inversión no un gasto, y como toda inversión tiene que ser adquirida con cuidado y cautela. Nunca ha sido mas cierto aquel dicho que dice “lo barato sale caro” mas que en el sector tecnológico, esto se debe a que la introducción de las TICs en las PYMES españolas no tuvo efecto si no hasta principios de esta década y el mercado no ha aprendido todavía a comprar dichos servicios y antepuesto el precio sobre la calidad.

Que puede ayudarle a diferenciar entre un buen proveedor y uno malo? Comprar desarrollo Web, software u otros productos tecnológicos necesarios para la gestión del negocio se debería basar en el recorrido del proveedor y su capacidad de probarlo. Hay que considerar la capacidad del proveedor, su imagen, su plantilla y por sobre todas las cosas su experiencia o especialidad en el ámbito en el que se desenvuelve. Cuando su empresa compre servicios TIC preste atención a la cartera de clientes del proveedor, pida recomendaciones, pregunte sobre sus procesos de gestión de proyectos y control de calidad, reúnase con el jefe de proyecto antes de la compra del proyecto, averigüe sobre costes escondidos.

En esté ámbito los números son secundarios, los costes no dejan de ser importantes pero tampoco deberían tomar prioridad en la escala de valorización del producto, si lo hace se arrepentirá.

Por otro lado es importante saber qué costes se incluyen después de la instalación y puesta en marcha del proyecto; quizá una de las cosas que se debería considerar es efectuar un TCO (total cost of ownership), es decir un estudio del Coste Total de Propiedad previamente a la contratación del servicio. Este estudio debería darle una aproximación del coste que esa herramienta va a tener a 3, 4 o incluso 5 años y debería incluir costes de hardware, consultoría, capacitación, soporte, mejoras, licencias, mantenimiento y actualizaciones del mismo. Muchos proveedores, sobretodo las marcas comerciales mas grandes, se caracterizan por costes de entrega moderados pero costes recurrentes muy caros o incluso algunos costes escondidos.

Finalmente si piensa que le es difícil tomar una decisión o que no tiene el conocimiento para tomarla considere la opción de contratar un consultor TIC para que le asesore en la compra o selección de proveedor, asegúrese que dicho consultor es imparcial y no es proveedor de ninguna de las opciones de forma que le pueda asesorar objetivamente. El consultor debería poder ayudarle a crear un documento descriptivo y técnico de la funcionalidad requerida al igual que un formulario de requerimientos del software para que usted lo pueda utilizar como base para la comparativa.

Una sugerencia final, “calidad sobre precio”, se ahorrará dolores de cabeza y rentabilizará mas rápido su inversión.