1 Flares Twitter 0 Google+ 1 LinkedIn 0 1 Flares ×

En toda organización el cliente es el centro de atención de la empresa, razón por la cual debe existir siempre un valor de compromiso, proporcionando unos servicios mínimos con el que el cliente queda familiarizado.

El sector de la tecnología, por ejemplo, es el más palpable en este caso. La mayor parte de aplicaciones móviles son de descarga gratuita y con una parte de uso gratuito. ¿Qué pasaría si estas compañías decidieran de repente cobrar por funcionalidades que en su inicio eran de acceso libre sin el valor del compromiso inicial? ¿Qué pasaría si las redes sociales decidieran vender sus bases de datos de clientes a terceros sin su consentimiento?

Una relación entre empresa-cliente es una relación que necesita ser alimentada desde ambos lados. De hecho, según asegura un estudio de IBM, de su sección Smarter Planet, las empresas han llevado a cabo durante mucho tiempo actividades y estudios mediante el análisis previo de grupos, con un enfoque al cliente para encontrar la manera más rentable de vender lo que estos querían.

Las empresas sólo pueden tener éxito si entienden y proporcionan lo que quieren sus clientes.

Apple por ejemplo, la empresa más cotizada en el mundo en Bolsa, cuida extremadamente la atención en todos los detalles que afectan a la relación con el cliente.

Apple ha conseguido sorprender a sus clientes y superar sus expectativas en cada detalle. Sus modelos disruptivos de fabricación imitados por las grandes compañías tecnológicas también comprende la relación con el cliente.

La filosofía, ‘sorprende al cliente en cada detalle‘ ha provocado un cambio en la cultura de las organizaciones. De hecho, se ha llegado al extremo de, ‘si no es lo suficientemente bueno, no es puesto en el mercado’.

La irrupción del Big Data en la relación con el cliente

Big Data es la palabra de moda en estos momentos. La tecnología permite que nos podamos centrar en los deseos de los clientes de forma individual y personalizada. Buscar soluciones antes de la toma de decisión es la tarea pendiente por parte de los nuevos sistemas existentes en el mercado.

Las empresas pueden ofrecer a sus clientes hoy en día lo que van a necesitar en el futuro. ¿Cuál es la estrategia? Utilizar grandes volúmenes de datos para predecir el éxito de los lanzamientos de productos. De hecho, los datos son la nueva arma secreta de los departamentos de marketing.