3 Flares Twitter 0 Google+ 0 LinkedIn 3 3 Flares ×

Un sistema CRM permite que los datos de los clientes estén centralizados y que tengamos una vista 360º de cada uno de ellos, para poder ofrecerles un servicio personalizado. Pero no siempre son sistemas bien recibidos por los usuarios. En muchos casos los equipos de ventas o marketing acaban considerándolos como una carga adicional a su trabajo, que les implica tediosas tareas de mantenimiento y gestión de la información. 

Por este motivo, es fundamental mostrar los beneficios que aporta el uso de un sistema CRM, tanto de forma individual como al conjunto del equipo y la organización.

Os exponemos 6 importantes ventajas de la implementación y uso de un sistema de CRM.

1. Procesos estandarizados

En las organizaciones cada uno de los departamentos tienen procesos diferentes y es importante definirlos para ver cómo funcionan individualmente y cómo interactúan entre sí.

Un sistema CRM proporciona las herramientas necesarias para gestionar, medir y mejorar los procesos. Podemos crear reglas de negocio para que el equipo de ventas siga etapas específicas durante todo el ciclo de ventas. El CRM también hace posible la automatización de procesos desde la etapa de ventas, administración y todo el registro de la comunicación establecida entre la empresa y los clientes. Por todo ellos, las empresas darán un mejor servicio a cada cliente y la forma de establecer las relaciones con los clientes será más eficiente.

2. Optimización del pipeline comercial

Uno de los beneficios más inmediatos de un CRM es la generación de informes. Los comerciales pueden hacer un mayor seguimiento de sus oportunidades y los gerentes pueden tener un mayor control del total del pipeline desde el CRM. Si no disponemos de un repositorio unificado, es posible que la información se pierda.

Sin un sistema CRM perdemos muchas horas recopilando la información para generar informes. El CRM permite tener una mejor visión del rendimiento general de la empresa.

3. Automatización del proceso de ventas

En muchas ocasiones, los comerciales son reticentes a la hora de adoptar un CRM debido a que en un primer momento no ven el valor que les puede aportar. Sin embargo, un CRM debe ser lo suficientemente flexible como para permitirles poder integrar perfectamente sus procesos en la herramienta sin carga adicional, dándoles más tiempo para concentrarse en las ventas.

4. Comunicación entre departamentos

La comunicación es clave para que cada departamento funcione eficientemente entre sí. La falta de colaboración a nivel departamental y organizacional puede dar lugar a que la información sea incorrecta y a que los ciclos de ventas sean más largos.

Es probable que no sea solo una única persona que necesite ver la información necesaria sobre un cliente, el CRM permite tener todos los datos centralizados y disponibles para las personas que lo necesiten.

El CRM permite compartir información más fácilmente entre sí, lo que da lugar a ciclos de ventas más rápidos y con mayores beneficios.

5. Mayor visibilidad para la toma de decisiones

Sin un sistema de CRM, es complejo tener números de ventas detallados y compararlos con años anteriores.

Un sistema de CRM debe tener capacidades de generación de informes, lo que permite obtener datos históricos y actuales de clientes, ventas, marketing y soporte de la información que se precise. Esta información facilita a las empresas determinar qué prácticas que han tenido más éxito y cuáles necesitan mejoras.

6. Información centralizada

En muchos casos, las empresas mantienen los contactos con los cliente en repositorios separados, como por ejemplo, hojas de cálculo, correo electrónico y en muchos casos hasta en la memoria. En este caso, es más probable que tengamos un problema con algún archivo o que se produzca un cambio de personal y la información se pierda.

El CRM permite almacenar la información con la seguridad de que siempre estará accesible para cuando y quién la necesite.